Aferrarse al poder, la lepra de la política.