¿Y los ciudadanos, dónde los dejan?