¿Por qué debe importarnos Hong Kong?