Polarización importada: ¿En qué nos beneficia?