Ni izquierda, ni derecha. El problema es que no escuchan.