Los egos y los intereses personales sobreviven al virus.