Los egos y la indiferencia matan.