La protesta reclama. ¿Estamos escuchando?