La distracción como estrategia política