Enamorar al electorado es cuestión de Método.