El mensaje, corazón de la estrategia