¡Chávez vive! La conspiración sigue.