¿A quién le conviene una crisis en Ecuador?