México, ¿mágico y enigmático?