Más consciencia, menos fanatismo